Soplan nuevos vientos en Maranello

La temporada 2019 de Fórmula 1 está llegando a su fin ya que quedan solamente cuatro carreras (México, Estados Unidos, Brasil y Abu Dhabi)  y los gestos adustos en Ferrari de la primera parte del año están cambiando por sonrisas frecuentes porque la SF90 dio un notable vuelco en su rendimiento sufriendo una metamorfosis que la transformó de un gran fiasco por la falta de madurez en su desarrollo a ser un auto muy competitivo ya que recién le encontraron la vuelta durante las vacaciones de verano con el desarrollo del nuevo paquete aerodinámico que incluye un nuevo alerón delantero convirtiéndose en el coche más fuerte de la parrilla y eso se tradujo en las tres carreras ganadas en este lapso del año con Leclerc en Spa-Francorchamps y Monza y Vettel en Singapur mientras que en Rusia el piloto monegasco fue tercero porque los egos de Seb y de Charles, junto a la mala gestión del equipo para que los pilotos obedezcan las órdenes, arruinaron una gran chance de alzarse con la victoria mientras que en Japón la largada fue caótica porque Sebastian se apresuró e hizo un movimiento en falso que lo dejó sin tracción mientras que Leclerc se tocó con Verstappen y al no entrar en boxes enseguida para cambiar el alerón roto, desobedeciendo los llamados por radio del equipo, fue penalizado con otros diez segundos más que sumados a los cinco segundos por el incidente con Max lo hicieron quedar lejos de todo. Cabe acotar que los autos rossso corsa hicieron las pole position de estas cinco carreras (cuatro de Charles y una de Seb, más dos segundos puestos, dos terceros y un cuarto lugar) que se disputaron en esta segunda parte del año con lo cual, desde la reanudación del campeonato, siempre largaron en las dos primeras filas con las ventajas que ello conlleva.
La lucha por el tercer puesto en el campeonato de pilotos está que arde ya que Leclerc tiene 221 puntos y Max y Sebastian están empatados con 212 unidades y según como terminen los hombres de Ferrari puede llegar a influir sobre las preferencias para el año 2020 ya que el coche de la próxima temporada será desarrollado a partir de esta SF90 a la cual ya le añadieron algunas piezas del próximo auto. El ánimo del equipo cambió considerablemente y ahora tienen que lograr suavizar la competencia entre sus dos pilotos para que tengan posibilidades reales de pelear por el próximo campeonato. Es para destacar que el rendimiento del auto fue in crescendo a lo largo de la temporada siendo éste un logro incontrastable si miramos para atrás ya que, justamente, la productividad y la confianza iban decreciendo en instancias cruciales como le pasó a Vettel desde su error en Alemania el año pasado y la Scuderia terminaba desinflándose y sin opciones de pelear por el título. Mattia Binotto y sus ingenieros lograron revertir un pésimo auto para darle esperanzas a los tifosi y a sus pilotos el próximo año y tratar de destronar a los Mercedes que son los reyes de la era híbrida de la categoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *