Mercedes decidió dejar de jugar al gato y al ratón

El equipo alemán dejó de lado su actitud modosita y llena de buenos modales para mostrarle los dientes a Red Bull de una buena vez. Los teutones van a jugarse todas las cartas disponibles para tratar de conquistar un nuevo campeonato de pilotos y de constructores. No debés olvidar que en Brackley siempre esconden algo.

Toto Wolff se cansó de tanta corrección política y de tirarle flores a Red Bull. Mercedes decidió no esconder más su poderío y mostrarles a los austríacos quien manda en la Fórmula 1. El equipo alemán no se siente cómodo con el disfraz de cordero cuando en realidad es un lobo. La victoria en Portugal adquiere más un gran valor simbólico que real al respecto.

Lewis y Valtteri son una gran dupla que se complementa muy bien.

Un mensaje inequívoco

El valor real indica una victoria y un tercer puesto que le otorgaron a los chicos de Brackley cuarenta y tres puntos más en ambos campeonatos además del consiguiente alejamiento de Lewis Hamilton sobre Max Verstappen en la temporada que recién comienza. Y nada más que eso. Esto es lo que se ve con un simple repaso pero hay que analizar el significado oculto de esta victoria.

El valor simbólico habla de una paliza tremenda por parte del equipo teutón, de esas que achican a cualquier rival. Claro que semejante sopapo no es un golpe de nocaut ni mucho menos. Sólo es algo que se podrá medir correcta y justamente con el devenir de la temporada. Pero esto no es una buena noticia para Red Bull ya que tendrá que buscar la manera de responder rápidamente ante este hecho.

Toto Wolff quedará en la historia como uno de los más destacados Team Principal de la Fórmula 1.

Porque aquí hay que esperar la capacidad de reacción de Red Bull en el Gran Premio de España. Los austríacos se acercaron bastante a Mercedes pero por el momento les falta un golpe de horno para superarlos de forma casi permanente. Hasta ahora es todo palo y palo con dos victorias de Lewis (Baréin en la inauguración de la temporada 2021 y Portugal) y una de Max en Italia, más precisamente en Imola.

Este golpe directo a la moral de Red Bull puede hacer que la gente de Milton Keynes pierda la confianza en sí mismos al descubrir el poderío oculto de Mercedes. Jugar al gato y al ratón estuvo bueno mientras le duró la paciencia a los alemanes. Ahora debemos esperar a ver que puede hacer el equipo liderado por Christian Horner.

Valtteri viene en levantada luego de los problemas que tuvo en Italia.

Una lucha pareja

Que Mercedes tenga un auto que progresó bastante y tenga un rendimiento un poquito mejor no significa que los campeonatos estén decididos o que el equipo alemán (y Lewis Hamilton, of course) los obtenga con cierta facilidad como sucedió en las temporadas 2019 y 2020.

El RB16B comenzó mejor ya que en Milton Keynes decidieron tirar toda la carne en el asador para tratar de derrotar a las Flechas de Plata Negras pero el W12 comenzó a imponer condiciones. Para derrotar aa Mercedes va a hacer falta algo más que el talento innato de Max, un chasis exquisito y un motor potentísimo. Y eso se llama determinación. El equipo que tenga mayor concentración de ella será el ganador de la temporada

Fotos: gentileza Mercedes AMG F1.

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *