Max no puede solo contra los Mercedes

Red Bull está errando su estrategia con Sergio Pérez y lo está quemando al igual que lo hizo con Pierre Gasly y Alex Albon. En Milton deben replantearse muchas cuestiones para enfrentar con ciertas posibilidades de éxito al equipo angloalemán.

Ni Christian Horner ni el doctor Helmut Marko esperaban un comienzo así de campeonato luego de los tests de pretemporada en Baréin. Porque todos en Red Bull tenían en mente que por fin había llegado el momento de plantarle lucha cara a cara a Mercedes. La idea del Team Principal de Red Bull y del asesor estrella siempre fue coronar a Max Verstappen como campeón del mundo sin importar lo que pase en el medio.

Esa ceguera lleva al equipo austríaco a cometer errores casi infantiles. Pareciera que solamente le prestan atención a Max y a sus necesidades, olvidándose del compañero de equipo. Uno de los motivos por los cuales es campeón del mundo Lewis Hamilton es por el apoyo que tiene de Valtteri Bottas, quien a su vez es apoyado por el equipo con sede en Brackley.

Checo viene corriendo con otro ritmo. Debe adaptarse rápidamente a Red Bull

Red Bull se deglute a sus pilotos

Desde hace varias temporadas atrás Red Bull viene teniendo problemas con sus pilotos número 2. Y Sergio Pérez no es la excepción. Claro que las culpas son compartidas. El equipo austríaco descuidó a los escuderos de Max en su afán por coronar al piloto holandés como el campeón más joven de la historia.

Primero cayó en desgracia Pierre Gasly en la temporada 2019 siendo sustituido por Alex Albon en el transcurso de la misma. Con Albon al menos tuvieron el decoro de esperar al final del campeonato 2020 para anunciar a Checo como su reemplazante. La lengua filosa de Helmut Marko hace más daño en Milton Keynes que un ejército de espías solventado por sus rivales.

El Doctor apichona a cualquier compañero de equipo que pueda tener Max. Y los popes de Red Bull no se dan cuenta (o no les interesa, lo cual sería peor) que para poder entronizar a Max primero deben darle el mismo auto a su compañero. Y la atención y los recursos, of course.

Sergio Pérez consiguió 32 puntos en sus primeras cuatro carreras con Red Bull mientras Alex Albon consiguió 30 en la misma cantidad de grandes premios del 2020. Checo se está adaptando a un auto y a un equipo nuevo. Y esto no es una excusa. Si todos los recursos van hacia Verstappen y este sólo puede ganarle a Valtteri Bottas es porque algo anda mal en la escudería de las bebidas energéticas.

Checo aún se está adaptando al equipo. La incógnita es saber cuanto durará la paciencia de Herr Marko…

Retroceder en apenas cuatro carreras

Red Bull arrancó con todo el campeonato y parecía que iba a transformarse en un serio oponente para los Toto’s boys. Con el transcurrir del campeonato se fueron desinflando y solamente consiguieron una victoria en Imola. El agravante de esta situación es que Max no sólo está peleando contra Lewis Hamilton sino también contra Valtteri Bottas.

Y el equipo no lo ayuda. Elegir mal los neumáticos para el fin de semana no es culpa de Checo sino de los estrategas de Red Bull. Gianpiero Lambiase como ingeniero de Max pudo ayudarlo pero el equipo decidió otra cosa sabiendo que los Mercedes andaban mejor con las cubiertas media.

O sea que Max debe lidiar con la falta de apoyo de su compañero (quien a la vez no es apoyado con demasiado énfasis por el equipo) y con las estrategias horribles diseñadas por el enemigo. ¿Cómo puede soñar con salir campeón de esta forma?

Max observa el saludo entre Lewis y Valtteri tras la clasificación en España. Necesita apoyo urgente.

¿Está todo dicho?

Para nada. Max aún puede seguir peleando el campeonato (de hecho se ubica a solo 14 unidades de Hamilton) pero para aprovechar el gran auto que tiene hace falta que el equipo dé una muestra de madurez de manera inmediata. Porque el accionar de Mercedes en esta temporada no es contundente como en otras ocasiones sino que con paciencia va horadando al equipo austríaco.

Sí, lo hace como si fuese una gota de agua que va erosionando una piedra. Con paciencia y persistencia. Antes era una explosión de talento y recursos, hoy le toco ponerse el overall y laburar más el asunto. Y si Red Bull no corrige sus errores y reacciona inmediatamente el campeonato ya está decidido en la cuarta fecha. ¿Podrán hacerlo?

Pelear contra los dos Mercedes es una lucha desigual que erosiona la confianza de cualquier piloto.

Fotos: gentileza Mercedes AMG F1, Prensa Fórmula 1 y Red Bull Racing Honda.

Gonzalo Ferrer

Periodista deportivo. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1. Rock, mucho rock.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *